viernes, 28 de diciembre de 2018

Sí, lo reconozco, tengo un carácter endemoniado cuando me enojo

Desde hace tiempo corre la leyenda distorsionada porque va de boca en boca de la dulce Caperucita Roja, pero nadie sabe lo que realmente sucedió.

En efecto, era una dulce niña que entró en la adolescencia, estaba feliz con esa nueva etapa que iba a descubrir, llegar a casa más tarde, tener el poder de dormir a la hora de los adultos, conocer, descubrir y explorar y ¿por qué no?, experimentar con alguno que otro señorito.

La cosa parecía ir viento en popa, pero sucedió que la abuela, con la cual no llevaba una relación muy estrecha como se especula por ahí, decidió justo el día que descendió mi periodo y con ello el trauma por el hecho, marcarme como si fuera una res haciéndome poner una caperuza roja, señal de mi adultez, pero con ello me exponía a todo el que me viera, tal vez por eso, cuando llegué a su cabaña y la vi bañada en sangre, alguna de sus ropas destrozadas y poco más, no lo resentí tanto.

Tal fue mi humillación que me regresé por el bosque, con tan mala suerte que me topé con el temible lobo, aún escurría la sangre de la abuela entre sus fauces, como estaba enfurecida por los hechos acontecidos y tantito que el lobo me terminó de llenar de piedritas el morralito, me lancé sobre él hecha una fiera y el lobo que no se lo esperaba, cayó tieso de un infarto.

En esas estaba cuando caigo en cuenta que la ley podía pensar que era una homicida y maltratadora de animales, quise limpiar la escena, la cabaña me costó un buen de tiempo y esfuerzo y me quedó a medias, solo se podía sospechar que ahí había ocurrido algo, al lobo tuve que quitarle la piel y como era luna llena y hacía tantito de frío me cubrí con ella.

Esa noche era de luna sangrienta y ésta también me marcó dejándome la piel del lobo como propia y ahí nace otra leyenda, solo que para darle un poco más de realismo, por aquello del apantalle, en vez de poner Mujer Loba me nombraron como masculino.






Y de ahí viene mi insaciable sed y apetito de venganza contra todo mortal que, cuando me transformo .... ¡ME LO COMO!


Más relatos con Dorotea y el final inesperado de Una Navidad de Cuentos

22 comentarios:

  1. Vaya, comprendo que al lobo (¿feroz?) le diera un infarto al encontrarse con esa asesina juvenil... A mí tu relato me ha quitado el sueño y ando por la casa encendiendo luces por si acaso. Muy buena versión terrorífica del cuento infantil! Gracias por participar y un abrazo navideño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero no te hayas encontrado con ningún lobo Dorotea y si fue así haya sido un buen lobito. Gracias a ti por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  2. y por qué no... hoy en día es el momento de las mujeres aguerridas, pobre le lobo que se cruce enfrente de una (y lo culminaste hasta con imagen alusiva y todo!)

    Gracias por pasar por el blog y te enlazo así te leo seguido. Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es una metafora a la mujer empoderada, hay mucho lobo suelto envuelto en piel de oveja. Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Hola! A mi también me daría algo si me encuentro con semejante escena ¡pobre lobo! y ¡pobre abuel! Si supiera que su nieta era una psicópata owo increíble giro que le has dado a la inocente caperucita, que de inocente, no le queda nada.
    ¡Un abrazo! ¡Y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre las historias nos las cuentan como son Roxana, hay cuentos que esconden mucho más. Un abrazo, feliz año igualmente.

      Eliminar
  4. A un lobo puede... pero a un Toro Salvaje no les da miedo eh...

    :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estés tan seguro, a un Toro se le agarra bien por los cuernos :P

      Eliminar
  5. Jolín que sucesión vibrante de cuentos y transformaciones. No se si al final tiene un amigo psicólogo, no estaría de más (ja ja ja). Felicidades por ese viaje que nos as propuesto, que seguro serán más a lo largo del 2019 en el que deleitarnos leyéndote. Un beso y Feliz 2019

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al lobo le hará falta ese psicólogo :) Feliz 2019 Jandrés.

      Eliminar
  6. Al tomar su piel, absorbió su esencia animal y letal, tan vez en forma aumentada. Interesante versión.
    Que tengas un feliz año nuevo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las adversidaddes también podemos alimentarnos de los temores para ser más fuertes. Un abrazo y feliz año.

      Eliminar
  7. ¡Menudas pulgas tiene la niña!
    Cada uno tiene su esencia pero se puede mejorar o no. Y quien la tiene de sangre, a sangre muere :-)
    La verdad es que iba leyendo y creo que el corazón me palpitaba a una velocidad no muy normal :-)
    Un beso muy grande y que tengas una magnifica velada de fin de año, que tu nuevo año sea igual de magnífico y nos sigamos cruzando por estos caminos de letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy malas cuando es necesario :) siento haberte alterado el corazón. Que tengas un muy feliz año. Un beso.

      Eliminar
  8. A esta Caperucita, ni media tontería eh? Y sino que se lo digan al lobo :DDD
    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esta Caperucita no le vienen con cuentos :) Un beso Mar.

      Eliminar
  9. Que buena esta versión de caperucita , vaya ya era hora que alguien se comiera al lobo jajajjja además lo has enlazado la mar de bien con eso de mujer loba ..un placer leerte.
    Un feliz año nuevo y un abrazo de mi parte .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya era hora de poner al lobo en su lugar. Gracias Campirela. Feliz año para ti. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Nunca cambies mientras existan los lobos porque sino, a mas de uno se merendará y esta vida será un caos

    ResponderEliminar
  11. A mí los lobos desde un tiempo no me simpatizan mucho, pero una lobita tal vez, aunque aquí el riesgo es grande por lo que leo.

    Besos dulces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ya sabes del peligro
      Besos dulces y bienllegado

      Eliminar